El Mal Tiempo

A pesar de haber sido un invierno con mucha precipitación de nieve, al menos aquí en la cordillera cantábrica para los que solo podemos disfrutar de los fines de semana por el trabajo que damos gracias de tener, ha sido una de las peores temporadas debida al mal tiempo coincidiendo siempre con estos días antes señalados. Como podréis observar hemos salido poco.

Ya se que hay gente que sale todos los fines de semana haga el tiempo que haga, pero recordar las noticias de los accidentes de esta campaña. Un montañero de verdad no puede decir salgo pase lo que pase; eso es un aventurero o un temerario con el unico afán de batir records o marcas. Los que disfrutan de la montaña van a buscarla para eso mismo:disfrutar. Meterse en un bacalao de niebla lluvia, nieve recien caida y no asentada y un largo etc de condiciones desfavorables no hace más que poner a un colectivo como el nuestro en el punto de mira de los más críticos contra nuestras actividades.

Se echan de menos los tiempos en que podías salir a la montaña y nadie te tachaba de temerario e imprudente, sino de apasionado aunque un tanto excentrico por practicar un deporte minoritario y desconocido

En nuestra responsabilidad está el cambiar esto y que no acabemos pagando todos el mal hacer de unos pocos.

A esto lo llamo yo la Ley de la manzana Podrida: Una manzana sana no mejora el cesto pero una podrida estropea el resto.

Actualmente con los medios de comunicación metiéndose en todos los culos esto es más cierto que nunca. Fabrican nuevas victimas y males con nuevas caras donde todos (montañeros)sabemos que ya las había, pero lo asumíamos como parte del "juego". Practicamos un deporte de alto riesgo, pero no mas que otros deportes del motor por ejemplo, o el más extendido del mundo; el trabajo en coche: esto si es una ruleta rusa de verdad, donde el fallo de un tercero puede acabar con la vida de inocentes.

En la montaña casi siempre ese tercero es parte de nuestro grupo y como tal asuminos todos esos riesgos como grupo. Cuando no queremos hacerlo, vamos por libre y muy, pero que muy rara vez (y lo recalco), las acciones de un tercero interfieren en el resto del colectivo.

Para que nos sigan respetando en la montaña y en cualquier otro entorno, debemos predicar con el ejemplo, el buen ejemplo. No arriesgues imprudentemente. Gracias.

Escribir comentario

Comentarios: 0